Rusos hacen largas filas para despedir para siempre a H&M.

En Moscú, esta semana largas filas de compradores se formaron frente a las tiendas H&M en los centros comerciales luego que la cadena de moda sueca reabrió sus puertas para liquidar existencias antes de retirarse definitivamente de Rusia.


Junto con una serie de otras marcas occidentales, incluidas Ikea, Nike y Zara, H&M detuvo sus operaciones en Rusia después de la invasión de Ucrania el 24 de febrero, pero decidió abrir sus puertas por última vez esta semana para liquidar los productos restantes.
Salir de Rusia, su sexto mercado más grande, le está costando a la empresa casi US$190 y deja sin trabajo a 6.000 empleados.
Mientras que la cadena de muebles sueca Ikea optó por realizar una liquidación solo en línea a partir del 5 de julio, H&M decidió reabrir temporalmente sus tiendas en agosto.
El segundo minorista de moda más grande del mundo después de Zara de España alquila 170 tiendas en Rusia y las ha operado directamente.
H&M, que abrió sus puertas en Rusia en 2009 y detuvo su negocio ruso a principios de marzo después de las sanciones occidentales contra Moscú.
A mediados de julio, decidió seguir a otros como Nike y abandonar el país de forma permanente, mientras la guerra se prolongaba y los combates se trasladaban al este de Ucrania.
El minorista de moda con sede en EEUU TJX y el minorista de moda más grande de Polonia LPP decidieron vender sus negocios en Rusia, mientras que el mayor rival de H&M, la española Zara, aún tiene que decidir si se retira definitivamente, mientras permanece cerrado. 

Su presidente ejecutivo dijo a los accionistas el mes pasado que continuaría monitoreando la situación.

296782955_589582472741460_47480012695209