Pánico en criptomercado capta atención de Janet Yellen.

Los inversionistas en acciones, bonos y materias primas están nerviosos -y mucho- en este momento.
Pero en el mercado de las criptomonedas, la inquietud se transformó en pánico total, lo que en Washington llamó la atención de los reguladores encargados de mantener la estabilidad del sistema financiero.
Hasta el viernes pasado, el precio de Bitcoin se había desplomado casi un 50% desde su máximo histórico al estar los inversionistas deshaciéndose de sus inversiones que consideran más riesgosas, preocupados de que el intento de la Reserva Federal por combatir la inflación podría llevar a la economía a una recesión.
Pero en los últimos días, la implosión de TerraUSD, un criptoexperimento de alto perfil, ha alimentado una ansiedad aún más profunda.
El jueves, Tether, una popular de las conocidas como «moneda estable» promocionada como un lugar seguro para que los criptoinversionistas estacionen su efectivo, rompió su paridad con el Dólar Estadounidense, desatando más alarmas.
El precio de Bitcoin cayó tan bajo como US$26,350, cuando su pico en noviembre fue de más de $68,000.
Tratando de explicar lo que en realidad es inexplicable: Primero las monedas estables, y luego y su rama más salvaje, las monedas estables algorítmicas.
Las monedas estables tradicionales como Tether se han convertido en la base del mercado de las criptomonedas, ya que teóricamente están totalmente respaldadas por activos tangibles. Una moneda digital se puede canjear en cualquier momento por $1, lo que en teoría sirve como cobertura contra la volatilidad.
Dadas las notorias oscilaciones del mercado, su uso entre las empresas criptográficas, las bolsas y los traders se ha disparado.
La Reserva Federal estima que el valor de las monedas estables «creció rápidamente durante el año pasado», superando los $180MM en marzo.
Este auge ayudó a impulsar el surgimiento de monedas estables algorítmicas como TerraUSD.
Estas monedas también valen técnicamente $1.
Pero no están respaldados por activos tangibles y, en cambio, utilizan la ingeniería financiera para mantener su paridad.
Toda esta subindustria ha preocupado a los expertos, incluida la Reserva Federal.
En un informe publicado a principios de este mes, el banco central dijo que hay poca claridad sobre lo que realmente respalda a las monedas estables y señaló que algunos grandes jugadores dominan un mercado con poca supervisión.
Una pérdida de confianza, entonces, podría desencadenar una racha devastadora, que a su vez podría hundir la confianza en toda la economía digital.
No está claro que eso sea lo que está sucediendo ahora.
Pero a medida que se agitan las monedas estables, eso es lo que parece que está sucediendo ahora.
El fin de semana pasado TerraUSD primero trastabilló y rompió su paridad con el Dólar Estadounidense.
Cayó tan bajo como 23 centavos el miércoles antes de recuperar algo de terreno.
Se cotizaba por última vez a 58 centavos después de que sus creadores anunciaran una intervención de emergencia.
Los escépticos de los ¨criptos¨ -como quien escribe- tenemos el consenso de que esta es exactamente la ‘espiral de la muerte’ que muchos predijimos.
Tether estuvo por debajo de los 99 centavos por dólar, arrastrando también a Bitcoin.
La criptomoneda más popular, que cuenta con la participación de un número creciente de inversionistas tradicionales, se ha desplomado un 10% en las últimas 24 horas.
Es interesante notar la cobertura que se le da a los criptoactivos puesto que en realidad continúan constituyendo una parte muy pequeña del sistema financiero en general.
Sin embargo figuras poderosas como la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, están prestando atención, temerosas de que la situación pueda crear réplicas desagradables e impredecibles para los inversionistas en general.
Yellen declaró ante el Senado esta semana que “Una moneda estable conocida como TerraUSD experimentó una corrida y su valor disminuyó.
Creo que eso simplemente ilustra que este es un producto de rápido crecimiento y que existen riesgos para la estabilidad financiera. «

280598264_532820748417633_80209231083349